CANNABIS Y EL SISTEMA INMUNOLÓGICO

Cuando hablamos de la planta cannabis, tratamos con más de 400 moléculas diferentes. Estos incluyen los cannabinoides que se estudia con mayor frecuencia, como el THC y el CBD, y más de 100 otros cannabinoides menores, decenas de terpenos y una serie de flavonoides, cuya combinación varía de acuerdo con la cepa de la planta cannabis.

Aunque la mayoría de los trabajos se han realizado sobre los cannabinoides individuales, en particular el THC y el CBD, si Usted quiere encontrar unas conclusiones sólidas sobre como ellos afectan el sistema inmunológico, piense de nuevo.

El THC siempre estaba centrado en la mayoría de los estudios científicos.El THC se une al receptor CB2 y lo activa, produciendo así el efecto anti-inflamatorio. Esto sugiere la conclusión de que el THC es inmunosupresor. Así pues, el THC se considera ser prometedor para las enfermedades autoinmunes, tales como la enfermedad de Crohn y la esclerosis múltiple. El CBD a pesar de la poca afinidad de unión con los receptores cannabinoides, también se considera inmunosupresor, reduciendo la producción de citocinasa inhibiendo la función de las células T.

Pero eso es sólo una parte de la historia. La nueva ola de investigaciones y una evidencia empírica apunta al hecho de que los cannabinoides tener el efecto adaptativo e inmunomodulador además de la capacidad de suprimir la actividad inmunológica.

CANNABIS y el VIH

El cannabis medicinal es un tratamiento paliativo bien definido para el VIH gracias a la capacidad de la planta para reducir la ansiedad, mejorar el apetito y aliviar el dolor. Sin embargo, las investigaciones más recientes valoran el impacto del THC aún más, sugiriendo que puede realmente regularizar el sistema inmunológico y mejorar potencialmente los resultados del tratamiento de los pacientes.

Inicialmente, las investigaciones preclínicas comprobaron el hecho de que el THC era inmunosupresor en el caso del VIH, aumentando la carga viral y agravando la enfermedad. Las investigaciones más recientes, sin embargo, sugirieron los efectos inmunoestimulantes.

El estudio realizado en 2011 por los científicos de la Universidad Estatal de Luisiana reveló los resultados sorprendentes cuando el THC fue dado a los monos con una antelación de 28 días antes de ser infectados por SIV (la versión simios del virus). El THC parece tener algún tipo de efecto protector, prolongando la vida de los monos y reduciendo la carga viral.

la los científicos descubrieron que la cantidad de células inmunes que combaten la infección era más elevada en los pacientes con VIH que consumían cannabis.

El esudo adicional realizado por el mismo equipo en 2014 llevó estos resultados a un paso más adelante. Esta vez, los monos comenzaron a tomar el THC diecisiete meses antes de ser infetados por la infección SIV. Esto causó tanto el aumento de las células T y la reducción de la carga viral, como llevó a la conclusión de que el THC parece haber protegido a los monos contra los daños intestinales normalmente causados ​​por el virus.

Estos resultados excitantes también se han replicado en humanos. Durante el estudio efectuado por los científicos de las Universidades de Virginia y Florida, la cantidad de células blancas en la sangre CD4 y CD8 fue comparada en 95 pacientes infectados por el VIH, algunos de ellos eran consumidores crónicos del cannabis. Los científicos descubrieron que los dos tipos de células inmunes que combaten la infección eran presentes en la cantidad más elevada en los pacientes que consumían cannabis, lo que lleva a la conclusión de que su sistema inmunológico fue reforzado por la planta.

Categories: Sobre CBD

0 Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *